Alimentación PDF Imprimir E-mail

Nuestra alimentación tiene mucho que ver en una buena salud dental, no sólo porque cada ingesta debe ir acompañada de una buena higiene dental sino porque todo lo que ingerimos está relacionado con el desarrollo o protección frente a la caries y otros problemas dentales. 

Hay alimentos que nos ayudan a cuidar nuestros dientes, fortaleciéndolos y protegiéndolos frente a la caries y hay otros con mayor poder en el desarrollo de la misma. En el primer grupo, podemos encontrar los lácteos y todos aquellos productos que sustituyen el azúcar por otro tipo de azúcares saludables. Los alimentos con mayor poder de desarrollo de caries, son los que contienen hidratos de carbono, como los caramelos, confituras, cereales, pan y patatas fritas, galletitas saladas, cacao en polvo con leche, bananas, etc.

También encontramos una serie de alimentos que limpian y blanquean los dientes, como las manzanas y las peras que remueven el sarro; y el pepino y la zanahoria que eliminan los ácidos. Otros alimentos limpiadores son vegetales y frutas frescas como la naranja, el melón, la piña, la mandarina, el brócoli, el apio y los tomates, alimentos ricos en fibra como el pan y los cereales sin azúcar, la leche y productos lácteos como las leches sin grasa, yogures sin grasa, queso sin grasa, requesón sin grasa, y carnes como el pollo, pavo, carne rebanada, semillas de calabaza, semillas de girasol, nueces y semillas etc.

 
Asímismo para evitar las manchas en los dientes y otros problemas relacionados hay que evitar bebidas como el té, el café, los refrescos y el alcohol debido que su composición daña el esmalte. También hay que evitar hábitos como el tabaco que dañan la superficie dental y las encias además de producir otros problemas de salud.
 
Hay ciertos nutrientes importantes que influyen desde el nacimiento hasta la adolescencia en una buena salud dental. Entre ellos están la vitamina C, D, A, el hierro, plomo, zinc y flúor.
 
Y para tener en cuenta según el momento de la vida en relación a la salud dental:
Etapa de lactancia
Es importante disminuir el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar, por eso es recomendable que el niño comience a usar vaso, a los 5 ó 6 meses y, al año de edad, ya no debe usar biberón ya que la leche que se ofrece al niño antes de dormir, debido a su contenido de azúcar, actúa como formadora de la caries.
Infancia
A partir de los tres años se da la etapa en que comienza la socialización del niño que, empieza a ir al colegio, a relacionarse con otros niños, deja de comer en casa y altera sus horarios y su dieta regular. En esta fase, es cuando más se intensifican los hábitos no nutritivos, como el consumo de chucherías, bollería, refrescos o bebidas azucaradas. Es recomendable limitar el consumo de alimentos y bebidas ricos en azúcar, no utilizar los alimentos dulces como premio, incluir alimentos con fibra y lácteos como colación y disminuir el consumo de dulces entre los horarios de comida. La alimentación debe ser variada y rica en lácteos, frutas y verduras. 
 
Adolescencia y vida adulta. 
Hay que lograr una alimentación variada en cantidad y calidad de nutrientes, evitar el consumo de gaseosas, chicles y caramelos con azúcar entre horas y procurar no realizar dietas, donde se proponga la exclusión de ciertos tipos de alimentos.

En cualquier caso, la información nutricional es tan importante como las instrucciones de una buena higiene oral que nunca debemos descuidar, al igual que la visita al dentista, como mínimo, dos veces al año. Todo ello redundará en una mayor higiene dental y en unos dientes sanos y fuertes para toda la vida.