Caso destacado 03 PDF Imprimir E-mail
Rehabilitación con prótesis cementada sobre pilares rectos en caso de elevación de seno maxilar
Artículo del Dr. Jesús F. Creagh Zorrilla publicado en la Gaceta Dental digital [ver artículo]

La elevación de seno maxilar se ha convertido en una opción importante en el tratamiento del maxilar superior parcialmente edéntulo. Cuando se ha perdido hueso alveolar y se ha incrementado la neumatización antral, el hueso restante puede resultar insuficiente para acomodar la colocación de implantes endoóseos. En el proceso de elevación de seno, los materiales de injerto que pueden o no incluir hueso autógeno se utilizan para reconstruir la pared antral.

El seno maxilar es la cámara sinusal más grande, tiene la forma de una pirámide con un tamaño de aproximadamente 2,5 cm de ancho, 3,75 cm de alto y 3 cm de profundidad. El suelo antral tiene una altura habitual de 5 a 8 mm, pero la reabsorción ósea puede reducir esta pared ósea hasta convertirse en una consistencia similar al cartón. Una vez realizada la elevación de seno con el Piezoeléctrico, se rellena toda la cavidad sinusal que queda por debajo de la membrana de Sneider con xenoinjerto (Bio-Oss, Geistlich), y posteriormente se colocan los implantes cónicos (Replant, Implant Direct), que se dejan totalmente sumergidos durante 9 meses.

A continuación se tapa toda la ventana con una membrana de colágeno (Bio-Guide, Geistlich), la cual se sujeta con dos chinchetas de titanio (Sistema Frios, Dentsply).
La sutura con monofilamento de Gore-Tex y Nylon. Pasados los 9 meses se realiza la segunda cirugía para colocar los pilares de cicatrización sobresaliendo por la encía, de manera que a las 4 semanas se comience a realizar la prótesis.

Colocamos pilares rectos de titanio y se terminó el caso con 3 coronas cementadas sobre los pilares rectos.


Conclusiones

La elevación de seno maxilar es el tratamiento de elección para la rehabilitación con prótesis fija de los tramos edéntulos del maxilar superior en casos de atrófia ósea y neumatización del seno maxilar que nos impidan realizar la técnica convencional de colocación de implantes.

La utilización del Piezoeléctrico en este tipo de cirugías nos aumenta considerablemente el margen de seguridad, ya que hay mucho menos riesgo de poder perforar la membrana de Sneider, en comparación con la utilización de una fresa de carburo de tungsteno a bajas revoluciones.

Cada vez que realicemos este tipo de tratamiento rellenaremos el seno maxilar con Biomaterial y taparemos la ventana con una membrana de colágeno y dos chinchetas de titanio, ya que de esa manera aseguramos que el tejido blando no se nos mezcle con el material de injerto. Es imprescindible saber que “el periostio NO es una membrana”.

El tiempo de espera en una elevación de seno maxilar antes de cargar los implantes debe ser de 9 meses, ya que antes de ese tiempo no se puede asegurar que se haya formado cien por cien hueso entre todas las partículas de Biomaterial.